vamos por las 5,000 firmas!

Yuri Hooker: Pesca ilegal está fomentando la desaparición de varias especies marinas

Publicado: 2016-02-03

El mes pasado, las autoridades de Piura incautaron cerca de 20 toneladas de recursos marinos producto de la pesca ilegal en la costa norte del Perú. Según denuncian los lugareños, no es difícil ver bolicheras (flota de mediana escala) pescando dentro de las 5 millas marinas, donde está prohibido. También, aseguran, es usual ver embarcaciones pequeñas con redes de arrastre, un tipo de pesca clandestina y que depreda todos los recursos marinos a su paso. Con la pesca ilegal, usualmente recuperan el 10% o 20% de lo que obtienen en las redes. El resto, muerto, lo devuelven al mar. Este problema es recurrente en todo el litoral. 

Según Yuri Hooker, jefe del Laboratorio de Biología Marina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), las embarcaciones ilegales frente a las costas de Lambayeque, Piura y Tumbes ya son parte de las postales de la costa norte peruana. Para el biólogo, que ha trabajado durante treinta años en temas marinos, esta ilícita actividad fue promovida por el impulso de consumo de anchoveta para consumo humano. Actualidad Ambiental conversó con el especialista sobre este problema que muchas veces se agrava por falta de información científica.

-¿Qué tanto aumentó la pesca ilegal en el norte peruano en los últimos años?

-Ha aumentado notoriamente. Nosotros siempre estamos en el mar y lo vemos. En parte ha sido porque, aparentemente, ha aumentado también el número de embarcaciones de mediana escala (bolicheras) y las artesanales, de consumo humano. Esto como consecuencia del impulso de la pesquería de anchoveta para consumo humano.

Si bien tuvo buenas intenciones, lo que hizo esto fue aumentar esta flota cuya pesca en realidad no va al consumo humano. La anchoveta de consumo humano no existe, salvo unos enlatados que son caros. Y toda esta pesca termina en harina de pescado. Y es que además mucha de esta pesquería se da dentro de las 5 millas donde antes nadie pescaba anchoveta.

-¿Es común ver embarcaciones ilegales cerca a la costa?

-La flota, sobre todo la de mediana escala, está pescando dentro de las 5 millas, y aparentemente nadie los está interviniendo. Ocurre a vista y paciencia de todo el mundo. Entonces, la costa de Piura y Tumbes, que es la zona donde permanentemente están a cien metros de la playa, todos los días se ve esta pesca y no ocurría nada. La Dirección Regional de la Producción (Direpro) de Piura con nueva jefa ha empezado a hacer operativos.

Sin embargo, no hay multas, no hay decomisos de las embarcaciones como lo manda la ley. Hemos escuchado cientos de veces a los pescadores que han sido intervenidos decir: “Bueno, pues, choche, perdí hoy pero al otro día sigo trabajando”. Muchas veces estos operativos son para la foto.

-¿Solo se ve un esfuerzo aislado de solo un Gobierno Regional? ¿No hay un plan que involucre a todos los sectores para erradicar esta actividad ilegal? 

-No es una iniciativa del Estado, definitivamente. Porque cuando tú cuando cruzas a Tumbes, ahí están reclamando a su región por qué no hacen lo que ha iniciado Piura. En Lambayeque, la cosa también es la misma. Las pocas veces que he ido, la gente, los pescadores se quejan.

Son dos tipos de pesca los que están generando aquí el problema: uno son las “viquingas”, estas embarcaciones de madera de más de 10 hasta 32 toneladas. Son de mediana escala, deberían estar pescando fuera de las 5 millas pero pescan en la playa. El problema de estas embarcaciones es que están diseñadas para peces pelágicos (vienen de la columna de agua) y al utilizar sus redes que tienen 30 o 40 metros de profundidad con plomos en la parte de abajo, levantan algas, coralitos, caballitos de mar, además de la gran cantidad de peces juveniles que vienen a estos fondos cerca de la costa.

Solamente de 10% a 20% de lo capturado es comercialmente viable y todo el resto se tira nuevamente al mar, muerto. Ellos pescan generalmente de día. De noche hay un promedio de 30 a 40 embarcaciones arrastreras [en El Ñuro (Piura), entre Cabo Blanco a Máncora]. Ellos pescan en la orilla en la noche. Cualquiera puede ver las lucecitas que van y vienen, las arrasteras pescando a vista y paciencia de todos.

Al día siguiente, por el muelle de Quebrada Verde (Piura) hay un puerto de desembarque ilegal donde sacan toda la pesca de estas embarcaciones. Pero algo debe estar pasando porque Capitanía nunca se aparece. En todas las partes del mundo a las que he ido siempre hay alguien patrullando en el mar. En los 30 años que tengo en el mar peruano, habré visto patrullando 10 de esas.

-¿Cuál es el principal daño que causan estos pescadores ilegales en los ecosistemas marinos?

-Hay que sumar el tema de los cazadores submarinos. En los últimos 10 años, la biodiversidad ha bajado enormemente y han desaparecido especies como la raya, que antes eran muy comunes. La única que vive en la zona es una que habita entre las rocas y además es pequeña. Por eso a los arponeros solo les importa las rayas grandes.

En los fundos del mar, buceando, se encontraba un montón de fauna típica de estos lugares, como el caballito de mar. Son víctimas del arrastre. Hay una disminución significativa no solo del número de especies, también de la abundancia. Lamentablemente no tenemos datos, números, pero es evidente a la vista.

-¿Entonces usted asocia esta disminución de especies directamente a la actividad de pesca ilegal?

-Claro, totalmente. Tienes que ver la cantidad de especies que extraen y que matan por las puras. Una de las especies que han desaparecido es el falso volador, un pez que acompaña a la merluza y también salía a las orillas. Tienen una tasa de crecimiento muy lento y el arrastre las está desapareciendo. El arrastre está orientado básicamente a langostino y algunas otras especies grandes. Antes, los peces pequeños no los usaban y los devolvían al mar. Pero ahora, como no hay peces grandes, a estos peces pequeños los están fileteando, los cortan y lo venden ya en cuadraditos para ceviche. Todos los juveniles de 10 a 15 cm son ceviche y los más chiquitos todos se botan. Entonces, los pescadores artesanales legales están angustiados porque la pesquería está bajando porque están matándose todos los juveniles.

-Y eso hace que el precio del pescado se incremente en los mercados… 

-Eso es clarísimo. Porque todavía hay autoridades que siguen creyendo que el Perú es uno de los países de pesquería más ricos del mundo, que somos potencia mundial en pesca, etc. Si tú lo ves como anchoveta, podríamos decir que sí, pero solamente con anchoveta. Los pescados de consumo, excepto el bonito, están disminuyendo de una forma dramática debido a la pesca ilegal.

La otra pesca que se da un poco más al sur son las bolicheras. Y hay otro problema, la pesca con chinchorro, que es con una red pero operada desde la playa. Está orientado a lenguado y corvina, pero sale de todo. Usan unas mallas que matan una cantidad de pescado impresionante. Está legislado pero aparentemente no se trabaja.

¿Hay daño realmente? Solo hace falta ir a los mercados y mirar los precios de los pescados. La mitad de los peces que se están vendiendo en los mercados, en los supermercados son importados porque no hay pescado en el Perú. Para consumo humano hay muy poco pescado y es caro. Entonces, ahí vas a encontrar tilapia, basa, filete nórdico, salmones, truchas. Y en pescado marino pocas especies, poca abundancia, tamaños pequeños y caro. El jurel que antes era tan abundante en el Perú, ahora se está trayendo de Chile. ¿Qué mejor prueba de que algo está ocurriendo? Y todo tiene que ver con pesca ilegal, falta de control.

-¿Qué información certera se tiene de la biodiversidad que se está perdiendo en la costa peruana?

-Para eso se tiene que hacer seguimiento. Yo tengo datos en números de especies registradas en diferentes épocas y hay una disminución. También hay temas ambientales. Es un poco difícil. Si uno tuviese monitoreo en un lapso determinado de ciertas especies que son afectadas por este tipo de pesquería, podríamos tener información con números. Pero no lo tenemos, ese es el problema.

-¿Es decir que pueden seguir disminuyendo las especies y la masa de fauna marina y no se va a saber?

-Claro, en número no se va a saber. Los datos indirectos son la falta de pesca y los precios altos. Desde los últimos diez años, y más aún en los últimos cinco años, la desaparición ha sido muy marcada.

-¿Se tiene certeza de algunas especies que están en peligro de extinción debido a la pesca ilegal?

-Hay varias especies pero son muy poco conocidas. Por ejemplo, el angelote, que culturalmente tiene mucha importancia porque sus huevos se usan para medicina tradicional. Eran una especie muy abundante en la antigüedad, pero el arrastre los ha terminado. En realidad, parece una raya pero en realidad es un tiburón plano. Crece muy lentamente, por eso no soporta este tipo de pesquería de arrastre. Esa es una especie casi extinta en el mar peruano. Hace años que no veo esta especie.

[Lee la entrevista completa aquí]


Escrito por

SPDA Actualidad Ambiental

SPDA Actualidad Ambiental es un servicio periodístico de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA).


Publicado en

SPDA Actualidad Ambiental

También en www.actualidadambiental.pe